Integrantes de las sociedades cooperativas pesqueras de la región de los ríos, pertenecientes a la Confederación Nacional de Pescadores Rivereños, lanzan un S.O.S. a los tres niveles de gobierno, ante la peor crisis que han enfrentado en los últimos 10 años aseguran agremiados.

 

pescadorAAS

Emiliano Zapata, Tabasco 19 de septiembre de 2013.- Entrevistado en este municipio el dirigente regional de las sociedades cooperativas de pescadores rivereños Héctor Olán Que, dijo que este es la peor crisis que han enfrentado el gremio, debido a que hasta en un 60 por ciento a caído al captura de especies de escama, por lo que es urgente el apoyo de los tres niveles de gobierno para repoblar alrededor de 63 mil 800 hectáreas de cuerpos de aguas dulces existentes en la zona entre estanques y arroyos.

Y es que, los trabajadores atraviesan una grave crisis económica por lo que urgen a las autoridades federales apoyo para llevar recursos a sus casas, las autoridades a inicios de año se comprometieron a activar un programa de apoyo al sector pesquero pero al realidad es otra cada día estamos peor, señala el pescador Alfonso Chable del municipio de Emiliano Zapata.

“El gobierno federal no soluciona sobre el apoyo del empleo temporal, y la productividad ha descendido hasta un sesenta por ciento”, señaló Carmen Vázquez Laínez socio cooperativista del municipio de Balancán.

Sostuvo que la Sagarpa ha prometido diversos apoyos ante la falta de peces en la zona para trabajar, sin embargo, dijo que no han sido notificados de la entrega de recursos. “Estamos viviendo una etapa difícil económicamente porque ya con 54 años como pescador no sé otro oficio para obtener ingresos y el apoyo del empleo temporal no llegó”, expuso.

Alrededor de 470 agremiados a dicha confederación pasan actualmente por una situación económica difícil: “el gobierno nos ha dejado prácticamente solos, en cada módulo de pesca hemos dejado de recepcionar alrededor de 2.5 toneladas diariamente”, afirma Pedro Moreno.

En entrevista, lamenta que hoy en día la actividad pesquera ya no es redituable para las familias que se dedican a ella en la ribera del citado lago. Comenta que en la actualidad extraen principalmente de algunos mantos acuíferos carpa, especie que venden en el mercado a menor precio ante el “coyotaje” que a crecido en las calles de esta región de los ríos.

Por semana, apunta, capturamos en conjunto alrededor de 2 toneladas y media de carpa. “A veces renegamos, porque en promedio cada compañero captura 5 kilos, con lo que obtiene un ingreso de 60 o 85 pesos diarios”, lamenta. “Si algo le tenemos que agradecer a las autoridades de pesca del estado y federal es que nos han dejado trabajar, nos han permitido vender la carpa sin tener papeles para facturar; pero ya pronto vamos a constituir una cooperativa para tener todo en regla”, revela Cornelio Rendón.

No obstante, se queja de que lo que va del presente gobierno federal no han recibido ningún tipo de apoyo gubernamental: “nos han dejado solo y pos nosotros hacemos lo que podemos para sobrevivir y para cuidar a nuestros mantos lagunares”.