A Rajatabla – ¡Hagamos Política!

Ante el caos existente, inocultable en todos los órdenes, te propongo que retomes la esencia de tu noble oficio que sugiere que hacer política es un arte que implica mostrar en todo tiempo disposición al diálogo y a la toma de acuerdos entre las partes.

 Debo establecer ante todo que te creo, es decir, sé porque te conozco que son ciertos tus deseos de que las cosas salgan bien y que para ello has decidido poner tu mejor empeño; sin embargo, asumo que el poder marea, atonta y eventualmente transforma la esencia de aquel que lo detenta.

 Aunque hay quienes sostienen que cuando se llega a tener tanto dinero y poder a la disposición de uno tan solo se potencializa nuestra verdadera naturaleza.

 Me preocupa notarte lejano y enojado por creer que la gente no te entiende y no te valora. Me parece innecesario salir a la defensa de tus afectos y calificar de trasnochados a quienes no comulgan con tu praxis política.

 Tampoco estoy de acuerdo en los argumentos que constituyen la mayor parte de tus discursos, de hecho me parece que estas “estirando demasiado la liga” y esta se puede romper y dañarte.

 Cómo que ya entendimos que estamos mal y que tomará tiempo recuperarse por lo que insistir en lo mismo es una redundancia inútil, una intención de adoctrinamiento que confunde y lastima.

 Yo te pregunto, ¿y si empezáramos a hablar de proyectos e inversiones, de crecimiento y prosperidad?

 Mira, no sé si sepas, pero todos aquí sufrimos una serie de traumas provocados por las inundaciones, los asaltos, secuestros y levantones que no nos dejan vivir en paz; sufrimos una tensión permanente y angustiante porque además no hay trabajo y nos sobran las enfermedades como el cáncer, sida, diabetes y alcoholismo.

 Checa los índices oficiales, no creas que exagero.

 Últimamente incluso, los de a pie ni siquiera tenemos la tranquilidad de irnos a comer a Mc Donalds, a Leo o a Taco Tabasco porque en menos de quince días a los comensales que han tenido el infortunio de estar ahí los han asaltado pistola y machete en mano, jovencitos transportados en taxis amarillos.

 ¿No te han informado?

 Somos un pueblo que ha perdido el sosiego, que llora en silencio asustado pero que todavía tiene fe en que personajes como tú los ayuden a salir adelante con sus vidas. Por eso te pido no pierdas la templanza ni la alegría de haber logrado, “haiga sido como haiga sido”, tan importante e histórica comisión.

 Te confieso sino lo supieras que a tus paisanos nos importa un carajo que partido sea el que nos gobierne mientras lo haga bien, por eso te reitero, ¡aquí estamos!, tú dinos por donde, acércate y hablemos porque no solo a ti le importa el futuro de esta tierra, también a nosotros, ¡súmanos que no somos enemigos y ya verás cómo nos irá mejor!